Cupcakes de menta y chocolate

cupcakes-menta-chocolateSiempre me ha gustado la clásica combinación de menta y chocolate, y es algo que repito mucho en cupcakes, galletas o macarons. El bizcocho de los cupcakes de hoy es muy esponjoso y se conserva tierno durante más tiempo que la mayoría. El frosting que he utilizado es mi favorito, una crema de mantequilla con merengue suizo (swiss meringue buttercream), esta vez con aroma de menta.

Ingredientes para 18 cupcakes:

Para el bizcocho:

  • 150 g de harina de todo uso
  • 65 g de cacao
  • 1 ½ cucharaditas de levadura
  • 1 ½ cucharaditas de bicarbonato
  • ¾ cucharadita de sal
  • 300 g de azúcar
  • 2 huevos medianos
  • 140 g de buttermilk* (lo puedes comprar o hacerlo casero, abajo te digo cómo)
  • 75 g de aceite de girasol
  • 130 g de café caliente
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Para la crema:

  • 180 g de claras pasteurizadas
  • 360 g de azúcar
  • 400 g de mantequilla fría, cortada en cubos
  • aroma de menta
  • colorante en pasta

Para la decoración:

  • chocolate negro para fundir

* Buttermilk casero: Echar 4 cucharaditas (20 g) de zumo de limón o vinagre blanco sobre 200 g de leche desnatada (que deberá estar a temperatura ambiente). Remover y dejar reposar durante 10 minutos. Pasado este tiempo, remover de nuevo y utilizar la cantidad que pida la receta.

Preparación:

Bizcocho:
Precalentar el horno a 170 ºC con ventilador.
Tamizar y mezclar en el bol de la batidora la harina, el cacao, la levadura y el bicarbonato. Añadir el resto de los ingredientes y batir a velocidad media durante 2 minutos.
Preparar las bandejas para cupcakes y rellenar las cápsulas sólo hasta la mitad porque luego la masa crece mucho. Meter en el horno durante 20 minutos o hasta que al pinchar los cupcakes con un palillo este salga limpio. Dejar reposar durante 5 minutos en la bandeja y después traspasarlos a una rejilla para que se enfríen.

Crema:
Batir las claras con el azúcar en un bol resistente al calor utilizando unas varillas manuales. Poner a calentar un poco de agua en un cazo a fuego lento y colocar el bol encima, pero sin que llegue a tocar el agua (baño de vapor). Continuar batiendo hasta que el azúcar se disuelva por completo. El azúcar se disuelve al llegar a los 55-60 ºC, pero si no tenéis termómetro podéis comprobarlo cogiendo un poco de la mezcla y frotándola entre los dedos, cuando no notéis los granos del azúcar ya estará lista. Tenéis que tener cuidado y no calentar en exceso, ya que si no las claras podrían cuajar.
Verter en el bol de la batidora y batir a máxima potencia hasta que al levantar las varillas, se formen picos firmes. Dependiendo de la batidora, puede tardar entre 10 y 15 minutos.
Cambiar el accesorio de la batidora y utilizar la pala, si vuestra batidora no tiene este accesorio tendréis que hacer este paso a mano con una espátula. Antes de esto, tenéis que aseguraros que el merengue está frío, si no es así meterlo en la nevera unos minutos. Después, batir a velocidad lenta mientras incorporáis uno a uno los cubos de mantequilla. No dejar de batir en ningún momento y cuando la mantequilla se haya integrado, subir a velocidad media y batir durante 8 minutos más. Por último, añadir el aroma y el colorante en pasta (yo he mezclado Mint green con Ice Blue, los dos de Sugarflair) y terminar de batir a mano para eliminar las burbujas que se hayan podido formar.
Meter la crema en una manga pastelera con la boquilla que más os guste (yo he utilizado una boquilla de estrella de Städter, la de 14 mm) y decorar los cupcakes.

Decoración:
Antes de nada hay que hacer una plantilla: dibujar sobre una hoja el dibujo que queráis hacer con chocolate, repitiendo el dibujo tantas veces como queráis y colocar encima papel de horno. Poner sobre una bandeja para después meterla en la nevera.
Picar en trozos pequeños el chocolate y poner ¾ partes en un recipiente al baño maría para fundirlo (también puedes fundirlo en el microondas). Después retirar del fuego y añadir el chocolate restante. Remover hasta que se derrita.
Para poder dibujar con el chocolate es necesario que no esté muy líquido, así que si lo está, esperar hasta que espese. Después, meter en una manga pastelera con una boquilla redonda (yo he utilizado una del número 3) y calcar los dibujos sobre el papel de horno. Una vez que tengáis todos (os recomiendo hacer más de los que necesitéis porque a veces al separar el chocolate del papel, se rompe) meter la bandeja en la nevera para que el chocolate se solidifique. Después separar con mucho cuidado el chocolate del papel y clávarlo en la crema.

Quizás también te interese:

2 pensamientos en “Cupcakes de menta y chocolate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *