Galletas Springerle

galletas-springerleLas galletas Springerle son unas galletas tradicionales alemanas de anís que se suelen preparar en Navidad. Se caracterizan por su color blanco roto y sus delicados relieves. Antiguamente se hacían con unos moldes y rodillos de madera tallados a mano, que pasaban de generación en generación como herencia familiar. El molde o el rodillo se presionaba sobre la masa cruda para marcar los relieves y después se dejaba secar para que conservara los detalles durante el horneado. En la actualidad estos moldes y rodillos se hacen en resina y son copias fieles de los originales.

galletas-springerle-1

Ingredientes para unas 30 galletas de tamaño mediano:

  • 3 huevos medianos (a temperatura ambiente)
  • 60 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 400 g de azúcar glas
  • 475 g de harina (más o menos, esto dependerá de la humedad ambiente)
  • ½ cucharadita de levadura en polvo
  • ¼ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de aroma de anís

Preparación:

Batir los huevos en la batidora a máxima potencia hasta que la mezcla blanquee y aumente su volumen. Dependiendo de la potencia de vuestra batidora esto puede tardar entre 15 y 25 minutos.
Mientras tanto, tamizar en un bol el azúcar glas y en otro, la harina y la levadura.
Una vez que la mezcla de la batidora esté preparada, bajar la velocidad al mínimo e incorporar el azúcar glas poco a poco. A continuación añadir la mantequilla cortada en daditos y batir hasta que la mezcla sea cremosa. Incorporar entonces la sal y el aroma de anís, y batir un poco más para que se integren.
A continuación, cambiar el accesorio de la batidora y utilizar la pala mezcladora; si vuestra batidora no tiene este accesorio tendréis que hacer este paso a mano con una espátula. Mezclar a velocidad baja e incorporar, cucharada a cucharada, la harina con la levadura. Antes de incorporar el total de la harina, volcar la mezcla sobre la encimera ligeramente enharinada y terminar de amasar a mano. Añadir poco a poco más harina hasta que la masa ya no se pegue a las manos.
Estirar la masa con un rodillo normal hasta dejarla con 1 cm de grosor. A continuación, enharinar ligeramente con una brocha el rodillo Springerle y hacerlo rodar sobre la masa lentamente y con cuidado de ejercer continuamente la misma presión. Después, cortar las galletas con una rueda de corte y colocarlas sobre una bandeja con papel de hornear encima. En el caso de que utilicéis moldes en lugar de rodillo, el procedimiento es prácticamente el mismo: enharinar ligeramente el molde, presionar sobre la masa y cortar. Después, amasar de nuevo la masa que haya sobrado y repetir. Estas galletas hay que dejarlas reposar durante 24 horas o más para que la superficie se seque.
Pasado este tiempo, hornearlas a 120 ºC durante unos 40 minutos o hasta que empiece a dorarse la parte de abajo. Tenéis que tener mucho cuidado y estar muy atentos para que la parte de arriba no llegue a dorarse y pierda su color característico. Yo os recomiendo que coloquéis la bandeja un poco más abajo del centro del horno, pero no abajo del todo. Después, dejarlas durante unos minutos en la bandeja antes de pasarlas a una rejilla para que se enfríen del todo.
Se conservan muy bien en una lata y dicen que su sabor mejora pasadas unas semanas. Yo he hecho esta receta dos veces y la verdad es que ninguna de ellas me han durado tanto tiempo.

galletas-springerle-2

Quizás también te interese:

10 pensamientos en “Galletas Springerle

  1. Hola, Rocío, te escribo desde Alemania para decirte que hay varios errores en la receta. Los Springerle son unos dulces típicos sólo de la región de Baden-Württemberg y de Suiza. La receta original no tiene nada que ver con la tuya. Se necesitan 4 huevos grandes, 500 gramos de azúcar glas, 500 gramos de harina tipo 405 y una puntita de cuchillo de carbonato amónico, ingrediente ESENCIAL. Ni mantequilla, ni esencia de anís, ni colorantes. Los huevos se mezclan con el azúcar, hasta que quede una mezcla espumosa. Se añade la harina y se mezcla todo bien. Se Tapa la mezcla con un trapo y se deja reposar una hora en el frío. Lo del rodillo tampoco es una buena idea para esta masa. Se van cortando trocitos, se amasan con un rodillo plano, se espolvorea harina sobre los moldes del Springerle http://www.springerle.com/shop/shop.html y se presiona suavemente la masa sobre el modelo. Se le da la vuelta, se despega suavemente la masa del molde y se corta la masa sobrante con un cuchillo. Hay que dejar reposar las galletas entre 12 y 24 Horas en un sitio fresco. Después, con un pincel, se pintan por abajo con agua y, en una bandeja engrasada, espolvoreada de anís en grano, se colocan los Springerle. Se hornean a 160 grados durante 22-30 minutos. Durante el horneado müssen sie Füssle kriegen; esto significa que les tienen que salir piececitos al hornear, hincharse la base, no quedarse planos. Antes se adornaba el árbol con ellos.

    Un saludo!

    • Hola Inge. Veo que estoy muy mal informada. Muchas gracias por la información y por la receta, sin duda la haré. Ya sé donde puedo encontrar el carbonato amónico, lo que no sé es qué es la harina tipo 405. ¿Sabrías tú a que tipo de harina equivaldría en España? Un saludo.

      • Hola! Gracias por responder! Los números en la harina tiene que ver con la cantidad de minerales que tiene. 405 es muy bajo. Supongo que en España será harina de repostería, muy fina, muy blanca. Te aconsejo abrir el paquete y dejar la harina en un recipiente, en un lugar templado y seco, 24 horas 😉

  2. Hola Rocío, me podrías decir donde conseguir el rodillo de springerle?
    Enhorabuena por tus preciosas galletas y muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *