Galletas de jengibre

 galletas-jengibreHace un año empecé a adentrarme en el mundo de las galletas decoradas con glasa real y la primera receta que hice fue esta. La receta es de Williams Sonoma y la descubrí gracias a el blog “El Rincón de Bea”. Si aún no os habéis animado y queréis empezar a decorar galletas, las galletas de jengibre son una buena opción, porque la decoración es muy sencilla y no hace falta ser un experto con la manga pastelera. Además, de sabor están buenísimas y dejan un olorcito en casa que a mí me encanta.

galletas-jengibre-2El año pasado hice los típicos hombrecitos de jengibre y este año, además de repetirlos, he hecho pinos y renos.

galletas-jengibre-1

Ingredientes para unas 24 galletas:

  • 250 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo grande
  • 125 g de azúcar
  • 105 g de azúcar moreno claro
  • 345 g de Golden Syrup
  • 780 g de harina de repostería
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharada de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • ½ cucharadita de clavo en polvo
  • ½ cucharadita de sal

Preparación:

Tamizar y mezclar en un bol la harina, el bicarbonato sódico, el jengibre, la canela, el clavo y la sal. Reservar.
Batir la mantequilla en el bol de la batidora hasta que quede esponjosa. Después añadir los dos tipos de azúcar y continuar batiendo hasta que se integren por completo.
A continuación, incorporar lentamente el Golden Syrup mientras se bate a velocidad baja. Añadir el huevo y batir lo justo hasta que se integre.
Cambiar el accesorio de la batidora y utilizar la pala mezcladora; si vuestra batidora no tiene este accesorio tendréis que hacer este paso a mano con una espátula. Mezclar a velocidad baja e incorporar, poco a poco, la mezcla de la harina. Por último, volcar sobre la encimera y terminar de amasar a mano.
Dividir la masa en cuatro porciones, envolver cada una de ellas en film y meterlas en la nevera un mínimo de 2 horas.
Pasado ese tiempo, precalentar el horno a 200 ºC, con calor arriba y abajo, y preparar las bandejas con papel de hornear encima.
Espolvorear la encimera con un poco de harina para que la masa no se pegue, sacar de la nevera una de las cuatro porciones y estirar con un rodillo hasta dejarla con unos 6 mm. de grosor. Después, cortar con un cortapastas y trasladar las galletas, con ayuda de una espátula, sobre una de las bandejas. Las porciones de masa hay que sacarlas de la nevera y trabajarlas una a una para evitar que se calienten y se ablanden.
Los restos de masa que sobren se pueden volver a meter en la nevera durante 10 minutos para volver a utilizarlos. Aunque no es recomendable reutilizarlos más de 2 veces.
Una vez que hayáis llenado una bandeja, meterla en el horno hasta que las galletas empiecen a dorarse. Dependiendo del tamaño de la galleta tardará más o menos tiempo. Por eso os recomiendo que horneéis todas las galletas del mismo tamaño a la vez y que estéis muy atentos para que no se os quemen.
Una vez que las galletas estén, sacar la bandeja del horno, dejarlas reposar 5 minutos sobre la misma bandeja y traspasarlas a una rejilla para que se enfríen del todo.
Hacer lo mismo con el resto de las bandejas hasta que se os acabe la masa.

Cuando las galletas estén completamente frías las podéis decorar con glasa real blanca o de colores. Y en el caso de que hagáis hombrecitos de jengibre, podéis pegar unas bolitas de caramelo, utilizando la misma glasa como pegamento, para hacer los botones.

Quizás también te interese:

12 pensamientos en “Galletas de jengibre

  1. Hola! En tu libro lei otra receta de galletas de jengibre,que diferencia entre ellos? Entiendo ,que aqui para más galletas,pero las candidades de harina y azucar varian mucho,no? En cambio, mantequilla no tanto. O esta receta es completamente diferente?
    Perdona mi español,no lo domino bien))

    • Hola Margarita! Esta receta es una receta tradicional de galletas de jengibre. La que viene en el libro en una adaptación que hice para galletas decoradas, la masa no se hincha tanto en el horno y no se deforma. Si quieres añadirle una decoración simple como esta, esta receta te vale, pero si quieres cubrirlas por completo con una capa de glasa real y añadir una decoración más elaborada te recomiendo que uses la otra, para que queden más perfectas. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *