Cupcakes de vainilla con ositos

cupcakes-vainillaEl mes pasado fue el primer cumpleaños del hijo de una amiga y me pidió que le hiciera unos cupcakes para celebrarlo; así que le hice unos deliciosos cupcakes de dulce de leche y también unos cupcakes de vainilla. A estos últimos quise darles un toque más infantil y para que resultaran más vistosos y atractivos para los niños, teñí la crema con colorante amarillo y los decoré con unos ositos modelados en fondant. Los ositos salen de la crema y parece que están diciendo: ¡Sorpresa! El hijo de mi amiga es demasiado pequeño como para poder disfrutarlos, pero la familia y los amigos quedaron encantados.

Ingredientes para 12 cupcakes:

Para el bizcocho:

  • 4 huevos medianos
  • 200 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g de azúcar
  • 200 g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 4 cucharadas de leche
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • una pizca de sal

Para el almíbar:

  • 75 g de agua
  • 75 g de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Para la crema:

  • 130 g de claras pasteurizadas
  • 260 g de azúcar
  • 280 g de mantequilla fría, cortada en cubos
  • 1 ½ cucharaditas de extracto de vainilla
  • colorante en pasta amarillo (opcional)

Preparación:

Precalentar el horno a 170 ºC con ventilador.
Mezclar la harina con la levadura en un bol y reservar.
Batir la mantequilla con el azúcar en el bol de la batidora hasta que la mezcla sea cremosa. Añadir los huevos uno a uno y batir hasta que se integren completamente. Después, agregar la vainilla y la sal y volver a batir.
Una vez integrado todo, tamizar sobre el bol de la batidora la mitad de la harina, después añadir la leche y finalmente tamizar el resto de la harina. Si vuestra batidora tiene pala batir a velocidad mínima tras cada adición, pero si no la tiene será mejor que remováis a mano con una espátula de silicona hasta que los ingredientes se integren.
Preparar una bandeja para cupcakes con 12 cápsulas y rellenarlas ¾ de su capacidad. Meter en el horno durante 20 minutos o hasta que al pinchar los cupcakes con un palillo este salga limpio.
Mientras tanto preparar el almíbar: para ello remover el agua y el azúcar en un cacito y ponerlo al fuego hasta que comience a hervir. Después retirar, dejar que entibie, añadir la vainilla y remover.
Cuando los cupcakes estén listos, retirarlos del horno y pincelarlos inmediatamente con el almíbar utilizando una brocha de silicona. Después dejar reposar durante 5 minutos en la misma bandeja y traspasarlos a una rejilla para que se enfríen.

Para la crema de mantequilla con merengue suizo:
Batir las claras con el azúcar en un bol resistente al calor utilizando unas varillas manuales. Poner a calentar un poco de agua en un cazo a fuego lento y colocar el bol encima, pero sin que llegue a tocar el agua (baño de vapor). Continuar batiendo hasta que el azúcar se disuelva por completo. El azúcar se disuelve cuando alcanza  los 55-60 ºC, pero si no tenéis termómetro podéis comprobarlo cogiendo un poco de la mezcla y frotándola entre los dedos, cuando no notéis los granos del azúcar ya estará lista. Tenéis que tener cuidado y no calentar en exceso, ya que si no las claras podrían cuajar.
Verter en el bol de la batidora y batir a máxima potencia hasta que al levantar las varillas, se formen picos firmes. Dependiendo de la batidora, puede tardar entre 10 y 15 minutos.
Cambiar el accesorio de la batidora y utilizar la pala, si vuestra batidora no tiene este accesorio tendréis que hacer este paso a mano con una espátula de silicona. Antes de esto, tenéis que aseguraros que el merengue está frío, si no es así meterlo en la nevera unos minutos. Después, batir a velocidad lenta mientras incorporáis uno a uno los cubos de mantequilla. No dejar de batir en ningún momento y cuando la mantequilla se haya integrado, subir a velocidad media y batir durante 8 minutos más. Por último agregar la vainilla y el colorante (si es que queréis usarlo) y terminar batiendo a velocidad baja.
Meter la crema en una manga pastelera con la boquilla que más os guste y cubrir los cupcakes. Después decorar con unos ositos de fondant o con lo que queráis.

Para hacer estos ositos no hace falta modelarlos enteros, tan solo hace falta modelar lo que asoma por encima de la crema: la cabeza y dos patitas.
Puede que os estéis preguntando como he conseguido hacer 12 ositos exactamente iguales y la verdad es que el truco es muy sencillo: hay que hacer todas las piezas que deben ser iguales a la vez. Primero hacer 12 bolitas de fondant exactamente iguales para lo que serán las cabezas (para las piezas más grandes como esta os orientaréis mejor si las pesáis) y después darles forma una a una, a continuación hacer 12 bolitas para lo que serán los hocicos y modelarlas después, y así con la nariz, los ojos y el resto de piezas. Una vez que estén todas las piezas modeladas, pegarlas entre si, por un lado las que forman la cabeza y por el otro las que forman las patitas. Y para terminar colocarlas sobre la crema, primero la cabeza en el centro y después las patitas a los lados.

cupcakes-vainilla-1Por cierto, el cake stand que aparece en las fotos lo he hecho yo, si queréis saber cómo lo hice tenéis que ver este tutorial.

Quizás también te interese:

2 pensamientos en “Cupcakes de vainilla con ositos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *